viernes, 18 de noviembre de 2011

Elegía I,3 de Tibulo

Ave amici!

Aquí les copio dos traducciones de los primeros versos de la Elegía I,3 de Tibulo. La primera es de un destacado latinista de la UBA, Hugo Bauzá. La segunda, en verso, es del siglo XIX.

(Traducción de Hugo Bauzá)

Iréis sin mí, Mesala, a través de las olas del Egeo,
¡ojalá tú mismo y tu cohorte se acuerden de mí!
Feacia me retiene enfermo en sus tierras ignotas,
contén, negra muerte, ahora tus ávidas manos.
Conténlas, muerte feroz, te lo ruego: no están aquí ni mi madre,
que recoja en tristes manos mis huesos calcinados
ni mi hermana que brinde a mi ceniza perfumes asirios,
y que llore ante mi sepulcro con la cabellera esparcida;
tampoco está Delia, la que al despedirme en la urbe,
se dice que antes había consultado a todos los dioses.


(Traducción de Norberto Pérez del Camino, siglo XIX)

Pues a surcar sin mí vais el Egeo,
No me olvidéis, Mesala, compañeros.
De Pheacia en los campos extranjeros
Por dolencia letal preso me veo.
¡Detén, muerte cruel, tu brazo impío!
Detente, negra muerte, oye mi duelo.
No tengo tierna madre en este suelo
Que en su seno recoja el polvo mío,
No hermana que perfume mi urna fría,
Y en suelta cabellera me lamente.
Antes de consentir en verme ausente,
¿Qué númen no invocó la prenda mía?

Espero que ambas versiones los ayuden en su tarea de traducción.

Vale,
Patricia Calvelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada